A pesar de la guerra, el número de creyentes de trasfondo musulmán va en aumento

Silva, Sarbest, Mohammad, Nihad, Gulbarin, Perehan, Abdul Rahman… Hay miles de nombres se podrían añadir a esta lista. ¿Y si nadie hubiera tenido el valor de compartir con estos sirios de Jesús? ¿Habría seguidores verdaderos de Jesús en esta región de Oriente Medio?

Diez años de guerra en Siria tuvieron una consecuencia indirecta e inesperada: el crecimiento de la iglesia de trasfondo musulmán en el país. También entre los refugiados sirios en el Líbano y en otros países de la región. “Dios está trabajando”, nos dicen.

Recientemente, una de las iglesias, la iglesia Kurdish en Beirut, del pastor Nihad Hasan, bautizó 22 nuevos creyentes sirios. Otros más compartieron su encuentro con Jesús. “Tenemos cientos de nuevos bautizados desde que empezamos en 2013”.

Fue un privilegio hablar con algunos de estos nuevos creyentes. “Encontramos una nueva vida en Afrin”, comparte Ester. Su marido Samuel asiente. Ellos pertenecen a la iglesia de Kurdish. Esta pareja siria tiene dos hijos de 5 y 6 años.

Ester se cubre con un pañuelo amarillo dorado. Nos dice que no podemos utilizar sus nombres verdaderos ni usar fotos en las que se les reconozca, ya que eso pondría en peligro a toda la familia.

Cuando el ejército turco atacó las áreas kurdas, tuvimos que huir al Líbano. Aquello que fue agonizante”. Un amigo le habló a la pareja turca sobre una iglesia kurda en Beirut. “Nunca supimos de la iglesia turca. Estaba en shock. Nosotros, los kurdos, todos reaccionamos como los musulmanes.”

Nunca olvidaron la primera vez que fueron a la iglesia. “Cada palabra que oí allí me ponía la piel de gallina, no podía controlar mis lágrimas” dice Ester. “Mi marido estaba tiritando y llorando, normalmente era un tipo duro”. Nunca le había visto mostrar sus emociones de esta manera. Samuel añade: “En este tiempo oí a un hombre hablar sobre cuánto amaba a los kurdos. Al final nos pidió orar juntos por los kurdos. Sentí que nosotros los kurdos somos importantes para Dios, aunque las naciones de alrededor no nos cuiden”.

Empezaron a frecuentar esa iglesia. Poco a poco empezaron a cambiar. Años antes, después de casarse y tener su primer hijo, Ester había pasado por una etapa oscura donde experimentó la presencia de demonios burlándose de ella. Había acudido a todos tipo de curanderos para ser libre, pero no funcionó. Solo en la iglesia, después de orar, se sintió libre. Eso hizo que se convirtieron en auténticos seguidores de Jesucristo.

Nuestra familia empezó a perseguirnos. Mi padre declaró que ya no era más su hijo. Nos amenazaron. Perdimos a nuestra familia, pero encontramos una nueva familia en la iglesia, lo que me hizo feliz. Espero que todos los kurdos conozcan a Jesús.” Ester ahora es la encargada de liderar las reuniones de las chicas en la iglesia turca. Está implicada en la página de Facebook de la iglesia, una herramienta para alcanzar a los kurdos que están buscando saber más de Jesús.

 

“Mi visión es que la comunidad de los creyentes de un origen musulmán crezca”

Sarbest es otro seguidor de Jesús. Educado como musulmán sunita, creció en un pequeño pueblo cerca de Afrin (Siria). Siendo refugiado en el Líbano conoció a cristianos. “Vi cómo se trataban entre ellos, cómo actuaban con respeto. Nunca había visto eso antes. Empecé a ir a reuniones cristianas. Cuando empezaron a orar por mí, sentí que algo empezó a cambiar en mi interior. Con un grupo de hombres jóvenes estudie la Biblia. Los versículos como “ama a tus enemigos” u “ora por tu enemigo” me chocaron. Mi fe creció lentamente, fue un proceso”. Sarbest es ahora responsable de la congregación turca en su pueblo en el Líbano. “Mi visión es que la comunidad de creyentes de origen musulmán crezca y un día podamos regresar a Afrin para fundar más iglesias allí”.

Usuma, un pastor sirio, proviene de Qamishli en el noroeste de Siria. En 2013 comenzaron como una iglesia de creyentes turcos con servicios en el idioma turco. También hay un gran número de árabes. Tiene un llamado a formar a cristianos, la gran mayoría de origen musulmán. “Estamos en contacto aproximadamente con 500 familias, 240 de las cuales están frecuentando la iglesia. Antes del Covid-19 los cultos estaban repletos de personas, apenas había espacio para moverse”.

¿Cómo la guerra provocó el crecimiento de la iglesia?

Para aclarar el motivo del número de ex musulmanes que se unen a la iglesia, Usama menciona que “existen varias razones”. Descubren de Jesús por medio de Internet. Algunos llegan a la iglesia por curiosidad, están interesados porque oyen de otros musulmanes convertidos. Otros ven que la iglesia está ayudando al necesitado, se sienten atraídos por ello. Algunos quieren oír las historias de los musulmanes que se han convertido en seguidores de Jesús. Todo lo que tienen en común es que buscan a Dios. Muchos hacen eso porque están en shock por lo que ISIS demostró. Algunos dicen que el Estado Islámico manifestó la cara real del islam.

Su colega Nihad está de acuerdo con él. “La guerra en Siria es algo negativo, pero también hizo a las personas pensar. Muchos se preguntaron: ¿por qué somos musulmanes?, ¿por qué estos extremistas islámicos o soldados turcos nos están haciendo esto? Les hizo pensar sobre su propia fe y buscar respuestas”.

Baheya nació en una familia musulmana muy estricta en el noroeste de Siria. Está casada y tiene un hijo y una hija. Al ser una mujer, su padre no le permitió continuar con sus estudios después del instituto. “Me sentí destrozada, pero así nos tratan a las mujeres. Nos cierran entre muros.”

Hubo preguntas que vinieron a su mente. “Si Dios es real, ¿dónde está la verdad en nuestra casa?” Educada con la idea de un Dios muy estricto que iba a castigarla, pensó que Dios debería ser diferente. Pudo salir de casa de sus padres después de casarse. A causa de la guerra, ella junto con su marido y su pequeño bebe huyeron en febrero de 2016 al Líbano. Pensó que encontraría la vida real, la verdadera libertad allí.

Unos pocos días, un pastor de una iglesia les dio la bienvenida al Líbano. “Estaba en shock porque no me conocía; ¿cómo pudieron recibirnos? Me invitó a una reunión. Se lo dije a mi marido y me dijo que él no me lo impediría ir si quería hacerlo. De alguna forma, sentí que pude encontrar lo que estaba buscando. Algunas semanas antes tuvo una visión en un sueño. Estaba de pie en un camino muy largo y al final de este había una iglesia. Mi madre estaba de pie detrás de mí, decía que debería volver. No obstante, estaba muy sedienta y en frente de la iglesia había una persona que tenía agua. Dije que tenía que beber porque estaba sedienta. Si volvía con mi madre me moriría de sed”.

Beheya conoció a Jesús. “Muchos cambios pasaron. La relación con mi marido no era buena porque no nos conocíamos uno al otro cuando nos casamos. Algunas veces no nos hablábamos durante 3 o 4 días. Desde mi conversión, empecé a entenderle y a orar por él. También paré de culpar a mis padres por mi tiempo con ellos. Los quiero y oro para que ellos lleguen al conocimiento de Dios también.”

Hubo respuestas a sus oraciones. “Mi marido vio que mi vida cambió y después de un milagro se convirtió”. Su hijo tenía problemas graves de sordera y necesitaba una cirugía en la cara que no se pueden permitir. “Dijo que el Señor proveería y así fue. Espero que muchas personas que están viviendo en oscuridad vean la luz como yo. Cuando vine del Líbano y conocí a Cristo, descubrí que Cristo es vida. Estaba buscando vida y solo la encontré en Cristo”.

“Ahora vivo como un ser humano de verdad, a su imagen”

Azad es de orígen yezidí. Durante su vida se convirtió en musulmán, pero en el islam no encontró lo que estaba buscando. “Por ello me hice ateo, pero Dios quiso que este ateo le conociera”. En algún momento, él y su mujer aceptaron una invitación para ir a la iglesia donde el pastor Usama predicaba. Le encantaba escuchar predicar a alguien en kurdo.

El otro domingo el pastor Nihad habló. “Me llevé a casa una Biblia de la iglesia para comprobar lo que habían estado hablando. Así es como mi viaje empezó”. Azad leyó la historia de la perla de gran precio. Tuvo sueños, visiones en las que Jesús le habló. “Era un pecador, viviendo en adulterio, haciendo daño a mi mujer. Ahora vivo como un ser humano de verdad”. Su mujer Mizgeen también se convirtió. Ambos están enfrentando el rechazo de su familia, amigos y vecinos. “Se nos echó de nuestros hogares a causa de nuestra conversión”, dice. “Sin embargo, oramos por nuestros enemigos”.

Hay mucho más