Guerra. Persecución del Estado Islámico. Colapso Económico. Ahora el Covid-19. Una Siria asediada hace frente a amenaza tras amenaza, pero ningún mal puede impedir que la iglesia sea un centro de esperanza.

Tu apoyo puede marcar la diferencia.