Episodio 18: Todos necesitamos un lugar seguro.

Kouroush creció en una familia musulmana en Irán. Escuchó el evangelio por primera vez en el instituto, pero se molestó con el amigo que le habló. Años más tarde, ese mismo amigo lo invitó a una reunión de la iglesia en casa y aquello desató su búsqueda del Dios verdadero.

Kouroush terminó fundando una iglesia en una casa y llegó a ser un líder cristiano. Pero aquello tuvo un precio: se enfrentó al arresto y la tortura. Todavía está asombrado por la injusticia que vivió en prisión.

Pero la prisión no le asustó. Una vez liberado continuó su ministerio, hasta que finalmente el servicio secreto lo localizó nuevamente y no tuvo otra opción que dejar su amado país y huir a Turquía.

¡Conoce más sobre ellos en este episodio!

¿Qué le habría ayudado en este momento de su vida?

Un lugar seguro. Un lugar para volver a sentirse como en casa y hablar con personas en su mismo idioma. Un lugar para compartir su historia y encontrar ayuda. Un lugar también donde pudiera satisfacer su hambre de la Palabra de Dios. «Y no soy el único», dice. «Encontrar un lugar así es uno de los mayores desafíos para cualquier refugiado iraní

Ese espacio seguro que no tuvo cuando llegó a Turquía es lo que ahora habilita para los demás. «¿Cómo crear esperanza?» es la pregunta que él y su iglesia local se hicieron. En los planos del centro, la respuesta se hace real: hay espacio para las necesidades espirituales, una biblioteca llena de libros cristianos en farsi y una sala para cursos de discipulado.

Subscríbete en Spotify.

Subscríbete en Ivoox.

Subscríbete en Google Podcasts

Subscríbete en Apple Podcasts.

Post a comment