¿Estarías dispuesto a pagar el precio por seguir a Jesús?

Seguir a Jesús con todo tu corazón no te asegura la ausencia de problemas. Más bien lo contrario, es garantía de que tendrás oposición por lo que estás haciendo: manifestar el poder de Dios a través de tu vida.

En ocasiones, el precio por seguir a Cristo puede ser muy alto. Por eso, Jesús avisó que antes de seguirle debemos medir si estamos dispuesto a pagar el precio por hacerlo. No hay un ejemplo más claro de esto que el de los cristianos en Corea del Norte donde, en ocasiones, pueden ver la provisión y las milagrosas liberaciones, pero también sufren indecibles consecuencias por seguir a Jesús.

 

En medio del sufrimiento se manifiesta el poder del Espíritu Santo.

"Nunca solos"

El mensaje de un creyente de Corea del Norte a los trabajadores clandestinos de Puertas Abiertas.

La iglesia clandestina de Corea del Norte no podría sobrevivir sin nuestro apoyo. Muchos cristianos morirían de hambre. Los líderes no tendrían apoyo. Los niños y jóvenes jamás escucharían el Evangelio.

Tus oraciones y donativos envían un mensaje a los creyentes clandestinos: no te has olvidado de ellos.

  • Con 45 € podríamos proporcionar Biblias a tres cristianos clandestinos.
  • Con 60 € podríamos brindar formación bíblica a un creyente de la iglesia clandestina.
  • Con 75 € podríamos proporcionar acceso a un hogar seguro y ayuda para situaciones de emergencia a un creyente norcoreano que huye de la persecución.

Por favor, ora por los cristianos de Corea del Norte.

Y si puedes, haz un donativo. Gracias

PINCHA AQUÍ Y CONOCE LA HISTORIA DE LA PRISIONERA 42 ¿Saldré yo viva de esto?
CONOCE LA HISTORIA DE LOS TRABAJADORES CLANDESTINOS DEL MINISTERIO Dios derrama su gracia.
PINCHA AQUÍ Y CONOCE MÁS DEL AVIVAMIENTO EN CHINA Redescubriendo nuestra herencia.
CONOCE MÁS SOBRE LA PERSECUCIÓN QUE SOPORTAN LOS JÓVENES EN CHINA ¿Perderemos una generación?
PINCHA AQUÍ Y CONOCE MÁS DE LOS CREYENTES DE TRASFONDO MUSULMÁN Sanados y restaurados por Dios.
PINCHA AQUÍ Y CONOCE MÁS DE LOS CREYENTES DE TRASFONDO BUDISTA Ya no tengo más temor.

Somos UNO.